IZQUIERDA UNIDA-LV PIDE AL AYUNTAMIENTO QUE MANTENGA INFORMADOS A LOS BENAVENTANOS DEL ESTADO DE LA POTABILIDAD DEL AGUA.

Ante la comunicación de la Confederación Hidrográfica del Duero al Ayuntamiento benaventano, alertando sobre la detección de la existencia de alta concentración de atrazinas a la altura de la toma de abastecimiento de Benavente, el Grupo Municipal de Izquierda Unida-LV insta al ayuntamiento a que mantenga informados puntualmente del estado del agua a los benaventanos , manteniendo los controles analíticos periódicos y continuados en la red por la empresa Aquagest concesionaria del servicio y evitar que sean “otros” quienes lo hagan de forma indirecta, pudiendo generar alarmas innecesarias.-

Aunque en este caso, para el Grupo Municipal de Izquierda Unida-LV, la comunicación remitida por la CHD al Ayuntamiento de Benavente –informando de la detección de 1,4 microgramos por litro- es para tenerla en alta consideración. Pues se trata de un valor elevado, y más teniendo en cuenta que los registros pluviométricos del presente año son superiores a los pasados; así como el actual caudal de los ríos es bastante mayor al de años anteriores.

Por tanto, Izquierda Unida-LV discrepa frontalmente con la opinión del Concejal de Medio Ambiente Juan Duo, quien calificó de “actitud imprudente” el que la CHD hiciese públicos los resultados analíticos antes de comunicárselos al propio Ayuntamiento, recordándole que de igual forma actuó en su día el anterior Delegado de la Junta D. Oscar Reguera; actitud, por cierto, aplaudida por el Partido Popular en la oposición, pues ante todo, anteponía la salud y la información de los benaventanos, a los “protocolos”.-

Izquierda Unida-LV pide al ayuntamiento que en todo momento adopte las medidas necesarias y precisas para controlar y garantizar que el agua llegue a los hogares benaventanos con la calidad suficiente y sea apta para el consumo.

Izquierdea Unida apela al Ayuntamiento como primer responsable del servicio de agua y quien tiene que afrontar el problema de la toxicidad por plaguicidas, sobre todo de atrazina; pues cabe la posibilidad de que pueda existir un riesgo para la salud de llegarse a consumir agua por encima de los límites establecidos.-

No obstante, IU-LV considera que el problema que subyace es más profundo y escapa a la propia responsabilidad municipal; como lo es el control e incluso la prohibición del uso de pesticidas con atrazinas y otras substancias similares, que no sólo afectan al agua, sino a prácticamente a toda la cadena alimenticia de los productos procedentes del riego. Cuestión esta en que otras administraciones superiores –regional e incluso nacional- deberían tomar cartas en el asunto, comenzando por las Consejerías de Agricultura y Medio Ambiente.-

Benavente, a 7 de agosto de 2.007

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *