IU: REPROBACIÓN Y PETICION DE DIMISION DE BÁRBARA PALMERO

publicado en: Benavente, Noticias | 0

EL PLENO DEL AYUNTAMIENTO DE BENAVENTE ACUERDA LA REPROBACIÓN Y PETICIÓN DE DIMISIÓN A LA TITULAR DE LA CONCEJALÍA DE PROMOCIÓN HUMANA Y COLECTIVOS, DÑA. BÁRBARA PALMERO BURÓN, POR SU ACTITUD ABUSIVA, DICTATORIAL, DISCRIMINATORIA Y PERSECUTORIA A LA QUE HA VENIDO SOMETIENDO A LA JUNTA DIRECTIVA DE LA ASOCIACIÓN DE VECINOS MARAGATOS-MALVINAS.-

Razón de la propuesta:

IU considera que la urgencia de esta moción se justifica con la medida-más que de urgencia, de ultimátum” de la propia alcaldía, dando un plazo de 48 horas para que el presidente de la Asociación Maragatos-Malvinas entregase las llaves del centro social del barrio.
Medida insólita en pleno siglo XXI, más teniendo en cuenta su talante Sr. Alcalde y su inclinación al diálogo, pero que esta vez (esperemos sea la última), -atendiendo únicamente la voz de su concejala- y de las quejas o denuncias de tres personas, (como si esto fuera la Alemania del Este “Democrática”), ha empezado la casa por el tejado, “finalizando el conflicto” por donde deberia haber empezado a resolverlo, escuchando a los vecinos.

Pensábamos que con las desamortizaciones de Mendizabal y Madoz el caciquismo ya había desaparecido, pero lamentablemente la realidad es tozuda.
Y a pesar de encontrarnos en pleno siglo XXI aún perduran talantes de esta naturaleza, intolerantes y utilizando métodos de “ordeno y mando” antidemocráticos, que demuestran más preocupación en hacer y deshacer a su capricho que a defender los intereses y voluntad de los vecinos.

Que se pretende utilizar la titularidad municipal de un bien inmueble y su uso en precario por parte de una legítima asociación de vecinos que se encuentra revestida de los correspondientes procesos democráticos de elección de sus cargos directivos, para intentar destituir “por la remanguillé y el artículo 33” a su presidente, un Consistorio que carece de competencias sobre el funcionamiento orgánico de esta o cualquier asociación legalmente constituida, al amparo de la legislación de asociaciones, siendo el único competente -en su caso- para tomar cartas en el asunto la autoridad judicial, no deja de ser un insulto al Estado de Derecho, así como a las instituciones y entes legalmente constituidos.

El hecho de que, por alguien desde el Consistorio, se mantengan discrepancias con la actual Junta Directiva de la Asociación no puede resolverse -de ninguna de las maneras- y no puede convertirse en un comportamiento autocrático por parte de la Alcaldía, cogida de la mano de cierta Concejalía, que deviene en no tener el más mínimo respeto por el funcionamiento de las organizaciones sociales democrática y legalmente constituidas.

Precisamente, Junta Directiva de una Asociación de Vecinos que después de tantos años anhelando un local, después de haber sido engañados por la Junta de Castilla y León y por los propios partidos políticos, y después de sufrir en sus carnes una polémica lucha entonces…hace aproximadamente un año conseguía una sede para la asociación vecinal mediante una cesión de los propietarios del edificio para equipamiento y fines públicos municipales. Cesión que, justificada con la Asociación de Vecinos “tapaba una ilegalidad” gestada por el anterior equipo de gobierno y consumada por el actual.
Después de pasar este rosario, de que la Asociación de Vecinos está viva y funcionando bien, lo que menos se merecen los vecinos de Maragatos-Malvinas es este “atentado de intromisión municipal” en su funcionamiento orgánico.

Seguramente se nos dirá –o, cuando menos alguien pensará- aquello de “Ladran Sancho, señal de que cabalgamos”, pero lo que ha acontecido con el comportamiento municipal en relación con el presidente y la asociación de vecinos de Maragatos-Malvinas, es una muestra diáfana de una actitud antidemocrática por parte de quien debería dar ejemplo de institucionalidad, legalidad, buenas maneras y cordialidad, esto es, nuestro Alcalde y su concejala del área.
Área de Promoción Humana y Colectivos, que en vez de hacer honor a su nombre, con una actuación como esta, queda en entredicho.

También reprochamos la “tolerancia” mostrada por el Sr. Alcalde, quien ha demostrado atender únicamente la voz de su concejala sin escuchar a los vecinos, y así, en este “incidente” se ha empezado la casa por el tejado.

Porque –por poner un ejemplo- acaso Sr. Alcalde, cuando el Club Deportivo Benavente tenía no sólo malos resultados deportivos, sino también “irregularidades económicas” –y siendo el campo de futbol municipal- ¿Se pidió al Presidente que entregara “cautelarmente” las llaves de esas dependencias?
O más recientemente, ante otro tipo de irregularidades en las que está por medio el Consistorio, ¿Se le ha pedido a Ud. que entregue las llaves?
No se puede, ni se debe, desahuciar un bien público al propio pueblo que lo administra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *