EL PP Y SU CLAVO ARDIENDO

Las maniobras preelectorales aparte de formar parte de una estrategia con el fin único de obtener la victoria pueden darnos pistas muy evidentes de cuáles son las virtudes y los defectos de quien las realiza.
En el caso del PP en el ayuntamiento de Benavente, sus virtudes deberían estar ligadas inseparablemente al trabajo desarrollado como Equipo de Gobierno durante 4 años. En este sentido se cierne un oscuro nubarrón sobre la lamentable gestión municipal, consiguiendo ser el hazmerreir de toda la península con una pasarela costosísima que en apenas un año se vino abajo, un nuevo crédito para solucionar un problema generado por el sueño del anterior alcalde, alcalde que por otro lado es propietario de una construcción ilegal y que para salvar su inmueble pleitea contra el consistorio que él mismo preside.
Ni Berlanga en sus momentos más lúcidos se hubiese imaginado una situación de tal cariz, pues como se suele decir, la realidad supera a la ficción, mientras, casi por arte de magia, la deuda municipal casi se duplica de un plumazo, dejando hipotecado el futuro de los benaventanos y de los posteriores Equipos de Gobierno.
Ajenos a la realidad económica y social, se proyecta la fase III del polígono industrial en lugar de generar políticas activas destinadas a fomentar la instalación de empresas en la inmensa cantidad de parcelas vacías de la fase II, que en definitiva genere empleo directo y suponga unos ingresos para las arcas municipales.
Ante este curriculum lamentable, del que Juan Dúo forma parte de forma activa, por parte de los ideólogos del Partido Popular dan un giro de tuerca a la estrategia electoral, evidentemente obviando todo lo anterior, y pretenden diseñar una imagen de un candidato a la alcaldía, comprometido con la gente y las políticas sociales. Todo ello envuelto en un halo de benefactor filantrópico que le confiere una imagen de buena persona sensible con las necesidades de la gente en el día a día.
MENTIRA, TODO ESO ES UNA GRAN MENTIRA y no se puede utilizar el dinero público para hacer populismo aprovechando la necesidad de la gente.
En Izquierda Unida estamos a favor de las políticas sociales, faltaría más, pero para que eso se sustancie ha de estar programada con una dotación presupuestaria anual y no hacerlo como una ocurrencia oportuna, con el horizonte de las elecciones visible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *